Home >

Blog de noticias

Categorías
Archivos
  • 2020
    • Julio
    • Junio
    • Mayo
    • Abril
    • Marzo
    • Febrero
    • Enero
  • 2019
    • Diciembre
    • Noviembre
    • Octubre
    • Septiembre
    • Julio
    • Junio
    • Mayo
    • Abril
    • Marzo
    • Febrero
    • Enero
  • 2018
    • Diciembre
    • Noviembre
    • Octubre
    • Septiembre
    • Julio
    • Junio
    • Mayo
    • Abril
    • Marzo
    • Febrero
    • Enero
  • 2017
    • Diciembre
    • Noviembre
    • Octubre
    • Septiembre
    • Julio
    • Junio
    • Mayo
    • Abril
    • Marzo
    • Febrero
    • Enero
  • 2016
    • Diciembre
    • Noviembre
    • Octubre
    • Septiembre
    • Julio
    • Junio
    • Mayo
    • Abril
    • Marzo
    • Febrero
    • Enero
  • 2015
    • Diciembre
    • Noviembre
    • Octubre
    • Septiembre
    • Julio
    • Junio
    • Mayo
    • Marzo

Vaumm, una idea amplia de contexto en arquitectura

El estudio vasco protagonizó el último encuentro con arquitectos en Finsa21, donde analizó varias obras suyas, desde su conocido Basque Culinary Center a una curiosa intervención en el puerto de San Sebastián

El ciclo de encuentros con arquitectos organizados en Finsa21 en colaboración con Tectónica contó este mes de diciembre con el primer estudio vasco como invitado. Iñigo García Odiaga fue el encargado de representar a VAUMM, del que también forman parte Marta Álvarez Pastor, Jon Muniategiandikoetxea, Javier Ubillos y Tomás Valenciano. 

 

Su ponencia llevó por título “Rashomon, una idea amplia de contexto”, ya que se inspiraba en la idea de la película de Akira Kurosawa de la década de los 50 del mismo nombre, en la que tres personajes se protegen de un temporal en un templo y allí les enfrentan a cuatro historias que en principio están desconectadas pero que en realidad son la misma historia. Así pues, Iñigo García hizo un repaso a cuatro proyectos suyos donde el contexto ejerce una influencia importante. 

La primera obra a analizar fue el Basque Culinary Center, un edificio muy conocido a día de hoy por sus apariciones en el programa de televisión Masterchef. “Es el más mediático pero estamos bastante alejados de él a día de hoy. Le estamos eternamente agradecidos porque nos mantuvo a flote durante la crisis, pero estamos alejados en lo que hacemos en el trabajo”, explicó el arquitecto. 

 

 

Iñigo García destacó que hay un contexto topográfico importante que determina la realidad de este proyecto, ya que había que hacer un edificio de 12.000 m2 en un terreno con 28 metros de desnivel. “Nos parecía que la solución clásica sería hacer un gran basamento y una pieza encima, con los usos auxiliares abajo y los principales arriba”, explicó, pero decidieron hacer lo contrario: “Pensábamos que iba a romper la relación de las viviendas con el parque y el entorno, así que planteamos colocar el edificio como una serie de bandejas y en vez de operar en vertical operar en horizontal y dejar los espacios auxiliares en la parte trasera de la ladera”. De esta manera, la cubierta se convierte en una plaza y permite que los vecinos crucen por allí hasta llegar al parque. 

Este proyecto se vió marcado por ser un edificio muy complejo internamente, con 18 cocinas de distinto formato y muchos requisitos a nivel de seguridad, incendios, etc. “Es una anécdota pero para nosotros era clave: en un restaurante se produce la relación entre que unos disfruten y otros estén fastidiados, las cocinas suelen estar en el peor sitio y los comensales en la mejor, cuando están allí dos horas, frente a los cocineros que pasan allí su jornada laboral. Por ello, hicimos un empeño por revertir esa situación y por eso todas las cocinas del edificio tienen ventanas, para que los cocineros disfrutasen de las vistas del entorno y salir a las terrazas, los balcones no eran algo anecdótico”, explicó García. Precisamente, esa fachada con terrazas se ha convertido un éxito de fotografía arquitectónica e incluso ha llegado a protagonizar un cómic de Tintín. 

VAUMM también quiso hablar en su intervención del proyecto de accesibilidad urbana que realizaron en Errentería, donde se ejecutaron dos proyectos, uno en 2014 y otro en 2018. Como explicó Iñigo García, Errentería es un casco medieval a la orilla del río, que desemboca en un puerto donde hay un muchas empresas auxiliares. Ha agotado su suelo en 1950 y de ahí a 1970 construye muchos barrios, bloques que descienden ladera abajo. Al construirse tantas viviendas en tan pocos años, existe un problema de conexión con el casco urbano y falta de equipamientos. A esto hay que sumarle que muchos de sus habitantes hoy en día son personas mayores. 

 

 

En el primer concurso, el de 2014, se trataba de hacer 110 plazas de aparcamiento. “En vez de construir un edificio de parking abajo o arriba, construimos dos edificios, uno abajo y otro arriba y aprovechamos la pendiente de las calle”, explicó el arquitecto, quien señaló como esta solución les permitió “suturar los desniveles”, aprovechando también los obligatorios ascensores para personas con movilidad reducida. Las cubiertas de los garajes se convirtieron en zonas verdes, incluso en parques  infantiles, de tal manera que ahora esa área es centro de todo ese barrio, que antes no tenía ningún espacio público. 

Asimismo, VAUMM quiso “tratar con cariño” el interior del aparcamiento a nivel gráfico: “barrios históricamente marginados necesitaban de cierta alegría, de encontrar algo diferente a las cuatro rayas”. Asimismo, fue importante el tema de la iluminación, ya que en en esa zona a las cuatro de la tarde ya es prácticamente de noche. 

En 2017 salió un nuevo concurso para atacar otra zona del barrio, donde también había que conectar las partes alta y baja de la ladera. En esta ocasión, con dos ascensores lograron salvar 58 metros de desnivel, integrados en la masa de árboles que había que mantener. “Intentamos jugar con esos árboles, mediante el revestimiento de los ascensores y pasarelas con aluminio pulido a nivel de espejo, concatenación de reflejos y juegos con las hojas de los árboles; llevan algo nuevo y distinto a estos barrios que habían sido tan maltratados”, resumió Íñigo García. 

 

 

El tercer proyecto a analizar fue la restauración del edificio portaaviones del puerto de San Sebastián, una gran marquesina de hormigón que quedó en desuso al pasar de ser un puerto pesquero a un puerto deportivo y turístico. Hay un nuevo concurso para repensar este edificio para usos auxiliares: aseos, duchas, espacio de almacenaje, oficinas, etc. y “nuestra idea fue recuperar la estructura original y construir unos volúmenes que no interfiriesen con dicha estructura”, en palabras de Íñigo García.

 

 

En el entorno hay edificios blancos y varias casas de pescadores rematadas con cerámica, que “aún no siendo un material para nada tradicional de País Vasco, es un material con magnífico rendimiento en cuanto a mantenimiento y conservación frente al salitre”, por ello, jugaron con el blanco y la cerámica más pintoresca de estas casas y “planteamos unas cajas que no lleguen a tocar la estructura y una fachada cerámica construida con piezas en seis blancos diferentes”.

Para finalizar, Iñigo García quiso presentar el proyecto en el que están trabajando actualmente y que entregarán a principios de enero: las oficinas de Sophie Genetics en Bidart, al sur de Francia. En este caso, la obra “está en un lugar sin contexto, en la Francia vaciada”, donde vive mucha gente mayor y de donde la gente joven se marcha tras irse a estudiar a Burdeos. Por ello, el gobierno ha instalado aquí un campus, que más bien sería un parque tecnológico, un sitio al que todo el mundo va en coche. Una vecino de la zona que se marchó a estudiar fuera, ha creado una empresa y el gobierno le ha dado una parcela para montar una sede de su empresa, una compañía que ha “estado creciendo un 200-300% anual, por lo que  el edificio que vamos a entregar en Reyes va a estar obsoleto según lo entreguemos”.

 

 

Por eso, “planteamos que más que hacer un edificio, hagamos una infraestructura, unos forjados con unos pilares y que ellos los ocupen hoy de una manera” y mañana se distribuya de otra manera. Así, se han pensado unos “forjados y pilares, con unos núcleos para cumplir con la normativa francesa y abastecer al edificio. La ordenación no depende del contexto, de la historia, porque muda. No hay programa porque mucha constantemente, el edificio se rige por las reglas de la arquitectura”. Por otro lado, también han tratado de adaptarse al espacio: debido a que el sol afecta a las fachadas sur y oeste, se incluyeron unos vuelos para que de sombra y hacer que sean terrazas y el dia de mañana permite hacer crecer el edificio”. En definitiva, se trata de un proyecto “respetuoso y elegante con el contexto”. 

 

 

Como en ocasiones anteriores, al finalizar la presentación, todos los asistentes pudieron disfrutar de un aperitivo, ocasión que muchos aprovecharon para seguir conversando con el protagonista del encuentro. El próximo encuentro del ciclo ‘Contextos’ tendrá lugar en Finsa21 en el mes de febrero.


Autor: Finsa Fuente: Finsa 2019-12-16